martes, 23 de marzo de 2010

Pila de agua bendita

En la capilla de Nuestra Señora de La Palma, se encuentra esta preciosa joya en alabastro italiano del siglo XVII. Este bajorrelieve que representa el Calvario, es una de las piezas que milagrosamente se salvaron del desaparecido convento de Capuchinos que se encontraba a pocos metros de este templo.

En opinión del Doctor en Historia del Arte, Lorenzo Alonso de la Sierra, debido al carácter de obra italiana y más concretamente genovesa, enmarcada en el cordón franciscano que la circunda, nos podríamos encontrar ante una de las estaciones del Vía Crucis del escultor Ponzanelli que realizó para la orden Capuchina. Esta apreciación viene respaldada por corresponder estéticamente a la época y el deterioro y desgaste que presenta, reflejo de haber estado en una ubicación exterior, como la que tuvo aquel Vía Crucis.
En este convento, tristemente desaparecido, se reunieron, entre otras muchas en madera y pintura, magníficas obras de arte en mármol, algunas desaparecidas y otras dispersas por la ciudad, como por ejemplo el triunfo que se encuentra entre la muralla de San Carlos y la Punta de San Felipe, con la Inmaculada que estuvo en el patio de entrada del convento.

Jarras almohades

Jarras almohades de transporte comercial de aceite

El pasado domingo 21 de marzo, tuvo lugar en el Museo de Cádiz la conferencia correspondiente a la pieza del mes, tratando en esta ocasión sobre estas jarras que se encuentran en los fondos del Museo y que gracias a esta actividad se podrán contemplar durante un mes.

Aparecieron en las excavaciones del Teatro Romano de Cádiz. El conferenciante, Fernando Amores Carredano, arqueólogo y profesor titular del Departamento de Arqueología y Prehistoria de la Universidad de Sevilla, disertó sobre los distintos tipos de envases cerámicos que a través de los siglos han servido para transportar el aceite y en concreto sobre este tipo de piezas almohades de las cuales se está empezando a profundizar.

De la conferencia, que me gustó mucho, aunque centrada totalmente en historia y yacimientos de Sevilla, me quedó la desilusión de que terminó sin hablar para nada del hallazgo de estas jarras en el Teatro Romano - cosa que en mi opinión era fundamental y que a todos nos interesaba conocer para aprender más de nuestro patrimonio -. Al terminar se le preguntó sobre el tema sin obtener una respuesta satisfactoria, pero gracias a que estaba entre el público uno de los arqueólogos protagonistas del hallazgo, pudo aclarar brevemente que se produjo en las excavaciones realizadas a finales de los años noventa y que aparecieron en el graderío del teatro, bajo el patio de una vivienda. Su datación las colocaba en el siglo XIV, ya que bajo éstas aparecieron otros hallazgos almohades del siglo XIII.

Posteriormente esto provocó un interesante debate que hace de estas conferencias una de mis citas favoritas para la mañana de un domingo de cada mes.

viernes, 19 de marzo de 2010

Imaginería de San José (X)


Hospital de Mujeres 

Otro gran legado del obispo Lorenzo Armengual de la Mota para la ciudad de Cádiz. Un establecimiento de beneficencia, joya del barroco gaditano por varios motivos; la fachada, la escalera imperial, la capilla. En esta última podemos encontrar además un Greco, perteneciente a la colección particular del obispo.

La capilla es de planta de salón dividida en tres naves. En el primer retablo de la nave del evangelio se encuentra un Nacimiento, grupo escultórico de mediados del siglo XVIII y de escuela genovesa, donde se encuentra este San José que luce resplandeciente después de la profunda restauración que ha tenido toda la capilla.

Imaginería de San José (IX)


Parroquia de San Lorenzo

Edificio construido por iniciativa del obispo Lorenzo Armengual de la Mota como ayuda de parroquia para el barrio de la Viña.

Este obispo tuvo mucho que ver en la creación de importantes edificios religiosos en Cádiz y en el enriquecimiento artístico del barrio de San Lorenzo.

La imagen de San José se encuentra en el lado derecho del crucero, en un magnífico retablo barroco situado en el muro frontal. Es de escuela genovesa, de mediados del
siglo XVIII.

Cristo de la Vera Cruz

Hemos podido disfrutar de la restauración realizada al Cristo de la Vera Cruz por José Miguel Sánchez Peña. Básicamente ha consistido en tareas de limpieza y conservación de la talla – lógica puesta a punto después de su anterior restauración hace veintisiete años- y mejoras de los elementos que rodean la imagen, como una cruz y corona de espinas nuevas.

Este restaurador que aparte de su trabajo profesional realizado directamente sobre las imágenes mantiene también un constante trabajo de investigación y documentación sobre ellas, y que se van reflejado en publicaciones que son referente para el estudio de la imaginería en Cádiz, ofrece la posibilidad de buscar la autoría del Cristo hacia un origen genovés y cercano a la estética de Antón María Maragliano.

Imaginería de San José (VIII)


Iglesia de Santa Catalina

Esta iglesia, antigua capilla de la V.O.T. de Capuchinos, es el único testimonio que queda del histórico Convento de Capuchinos, donde Murillo pintó su último trabajo. 
Edificado a mediados del siglo XVII, se mantuvo en pie hasta principios de los años 80 del pasado siglo. La dejadez en la que estuvo varios años y su inexplicable derribo, supone una de las pérdidas más lamentables del patrimonio gaditano.

La iglesia es de una nave y el San José se encuentra en una hornacina en el lado izquierdo. Es de escuela genovesa, de mediados del siglo XVIII

Imaginería de San José (VII)


Capilla de Nuestra Señora de La Palma

Corazón del barrio de La Viña y sede canónica de la Virgen de La Palma, intercesora de su barrio al detener, a pocos metros de la iglesia, el maremoto que sufrió Cádiz el 1 de noviembre de 1755.

La capilla tiene planta circular y en una hornacina se encuentra la imagen de San José, de escuela genovesa y de mediados del siglo XVIII.

Actualmente sostiene al Niño Jesús incorporado y con potencias.
Aunque de esta forma se puede ver al Niño mucho mejor, en esta imagen de hace tres años se puede ver cómo lo mantenía en la posición que seguramente sea la original y que coincide con la forma que presentan otras tallas de la misma procedencia genovesa.

lunes, 15 de marzo de 2010

Sagrario de Toledo

En este mes de marzo saltó la noticia de la extinción, por parte del obispado, de la Hermandad de Nuestra Señora del Sagrario de Toledo que radica en la iglesia de la Conversión de San Pablo. Esta corporación que se creó en el siglo XVIII y que tiene una importante historia y un rico patrimonio (ayudó a los gastos de las obras de ampliación del templo a finales del siglo XVIII) había quedado en el olvido al haber languidecido en el siglo pasado. En este siglo sin embargo, la archicofradía del Ecce-Homo se ha volcado con ella y junto con los cultos internos ha salido, en vísperas del Corpus, dos años en procesión. Una vía clara para la definitiva revitalización, como ha ocurrido en otros casos, era agregarla a los títulos de Ecce-Homo y esa era la intención. Esto se ha quedado sólo en un proyecto tras la inesperada noticia.
Como es lógico, el anuncio de la extinción no ha quedado exento de polémica y ya hay recogida de firmas para presentarlas al obispado solicitando anular este decreto.
La imagen de la Virgen es una talla anónima de escuela genovesa, de mediados del siglo XVIII (h. 1760) y el retablo de mármol, obra de Torcuato Benjumeda, de finales del mismo siglo.
Es curioso ver las capillitas que están en el atrio con las imágenes, en tamaño reducido, del Ecce-Homo y la Virgen del Sagrario de Toledo (en la foto sobre estas líneas), como las dos corporaciones que radican en el templo.

Entradas más vistas