domingo, 29 de agosto de 2010

Imaginería de San José (XVIII)

Iglesia de San Agustín
Como decía en la entrada anterior, el grupo de la Sagrada Familia de las Descalzas inspiró en el siglo XVIII a varios autores, teniendo en Cádiz este otro ejemplo.
No es esta iglesia su lugar de origen ni este retablo el adecuado, ya que le queda algo pequeño, sobresaliendo las peanas de la base del retablo.
San José (del grupo de la Sagrada Familia)
Procede del convento de la Candelaria, de monjas agustinas, que existía en la hoy plaza de Candelaria y que fue fundado en el siglo XVI. En él residía una cofradía gremial, de los carpinteros, los cuales evidentemente tenían a San José como patrono. La reconstrucción del convento a finales del siglo XVII llevó a la cofradía a residir en la parroquia de San Antonio, donde permanece el retablo y muy posiblemente el San José que tenían como titular, obra de La Roldana (1)
Parroquia de San Antonio
Ubicados de nuevo en el convento de la Candelaria, a mediados del siglo XVIII, concretamente en 1752, encargan estas imágenes al genovés Antonio Molinari. Queda la incógnita del motivo del cambio de la figura e iconografía que tenían, pasando de ser un San José a una Sagrada Familia. Y me resulta tan interesante el tema que dándole vueltas y aprovechando este espacio voy a exponer mis cavilaciones por si consigo picar la curiosidad de mis visitantes y entre todos podemos aportar luz a este asunto.
La primera hipótesis que me voy a atrever a plantear, es que el San José que está en la parroquia de San Antonio –como decíamos, posiblemente su anterior titular- obra de La Roldana y que mantiene una actitud muy similar al grupo de las Descalzas, fuera también parte de una Sagrada Familia. Lo que haría entonces la cofradía, por cambios de gustos estéticos y de juntas de gobierno, sería encargar solamente unas nuevas imágenes, conservando la representación iconográfica.
San Antonio (Catedral Vieja)
Pero esta hipótesis tiene un fallo; otros San José, como el del convento de Belén de Antequera (Málaga), o el del Convento de San Antón (Granada) (2), obras de la misma escultora, mantienen una actitud muy parecida y se consideran y catalogan como imágenes de San José con el Niño solamente. Incluso en el San Antonio que se encuentra en la Catedral Vieja de Cádiz, obra también de La Roldana, vemos la misma disposición de mantener al Niño y éste adopta una posición muy similar.
De todas formas, esta manera de mostrar al Niño -como entregándolo a la Virgen-, me hace plantear una segunda hipótesis; que la cofradía al ver esta similitud, decidiera “completar” la imagen del San José añadiendo la figura de la Virgen. En este caso también decidirían encargar nuevas imágenes ya que encargar sólo una talla de la Virgen que estuviera a la altura –tanto en el acierto de la composición como en la calidad- a la obra de La Roldana no sería una buena idea.
Sagrada Familia (Iglesia de San Agustín)
Volviendo a la obra que nos atañe ahora mismo, parece evidente la influencia del grupo de las Descalzas en la obra de Molinari, aunque con las diferencias propias de las distintas escuelas y épocas. Estas diferencias se centran en el reposado clasicismo de la composición y en la policromía del grupo de San Agustín, con tonos menos encendidos pero con más rica decoración, compuesta con motivos vegetales mezclados con rocalla. Completa el grupo el Espíritu Santo rodeado de querubines (3)


(1) Alonso de la Sierra Fernández, Lorenzo. Antonio Molinari, escultor genovés en Cádiz. Boletín del Museo de Cádiz (IV) 1983-84 – Junta de Andalucía. Consejería de Cultura.
(2) Romero Torres, José Luis y Torrejón Díaz, Antonio (comisarios científicos): Roldana, catálogo de la exposición celebrada en los Reales Alcázares de Sevilla, incluida en el proyecto Andalucía Barroca., Sevilla, Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, 2007.
(3) Alonso de la Sierra Fernández, Lorenzo. Ob. cit.

domingo, 1 de agosto de 2010

Imaginería de San José (XVII)

Monasterio de Nuestra Señora de la Piedad (Descalzas)
 
Perteneciente a la Orden de Franciscanas Concepcionistas Descalzas, se fundó a mediados del siglo XVII y el aspecto actual responde a una reforma realizada un siglo después. Es una comunidad muy querida en Cádiz y mantienen un obrador de repostería donde elaboran una gran variedad de dulces muy apreciados en la ciudad. En la iglesia podemos encontrar dos representaciones de San José. La primera se encuentra en el ámbito reservado a las religiosas, delante del lienzo que representa a la Virgen del Carmen pintado por Pedro del Pozo a mediados del siglo XVIII. Es una preciosa talla con un estado de conservación propio del cuidado que gozan las obras de arte en los conventos de clausura.

 

La segunda está más escondida y no se puede ver desde los bancos que ocupan los fieles. En una hornacina situada en el presbiterio, tras un cristal, tenemos un grupo escultórico, atribuible a La Roldana durante su estancia en Cádiz y que a su importancia como obra de esta insigne escultora, hay que sumar el impacto que supuso la creación de esta representación de la Sagrada Familia que hizo que fuera imitada por varios autores, curiosamente de la escuela genovesa, algo más de medio siglo después. Como ejemplo podemos contemplar otro grupo en Cádiz en la iglesia de San Agustín y otra obra de similares características en Rota, en la Iglesia Mayor Parroquial de Nuestra Señora de la O.
El de las Descalzas puede ser, según José Miguel Sánchez Peña, el primer grupo que aparece cronológicamente de este tema que fue muy repetido, y guarda gran relación con los grupos de pequeño formato de Luisa Roldán en barro cocido, de varias colecciones de España y del extranjero (1)
Tras el Concilio de Trento, San José ocupa un papel más importante, y en relación a esta revalorización, surge el nuevo tema iconográfico de la Sagrada Familia, que queda reducida a la Virgen, el Niño y San José (2)

En las obras de La Roldana, a su valía como escultora habría que añadir su sensibilidad femenina que le lleva a representar con gran ternura y reflejando fielmente los gestos y expresiones de un niño y, como podemos ver en otras obras de pequeño formato, los momentos cotidianos de estas relaciones familiares. En algunas tiene también San José bastante importancia, recibiendo a veces al Niño tras sus primeros pasos o como en este caso que lo tiene en sus brazos y va a entregárselo a la Virgen. Es de destacar la figura del Niño y la torsión de su cuerpo en actitud de querer ir hacia su madre.
Nota: Quiero expresar mi agradecimiento a la comunidad de religiosas y en especial a la Madre Abadesa, que me permitieron muy amablemente acceder a estas obras para poder fotografiarlas.


(1) García Olloqui, María Victoria. Luisa Roldán, La Roldana. Nueva biografía, pág. 90. Guadalquivir Ediciones. Sevilla 2000
(2) Cantera Montenegro, Jesús. El mensaje del arte religioso después del Concilio de Trento, pág 158.“La Iconografía en la enseñanza de la Historia del Arte” Ministerio de Educación 2001

Entradas más vistas