lunes, 30 de mayo de 2011

Relieve de la Conversión de San Pablo

La creación de una casa de recogida para mujeres de vida deshonesta, fue un proyecto que se intentó realizar en varias ocasiones durante el siglo XVII, pero siempre obtuvo la negativa del Cabildo, temiendo que su fundación perjudicara económicamente a los conventos e instituciones benéficas de la ciudad. (1)
Al final se pudo llevar a cabo gracias a la generosidad de Doña Jacinta Martínez de Zuzálaga, quién en 1678 donó una casa que tenía en la calle Ancha y estableció un patronato, pudiendo de esta forma hacerse realidad la casa de recogidas, fundándola bajo el título de la Conversión de San Pablo. (2) Su deseo era que, como San Pablo, aquellas mujeres tuvieran una conversión que les cambiara la vida, adoptando unas costumbres decentes y cristianas.
La iglesia que se edificó a su lado fue puesta bajo el mismo título y encima de la puerta de entrada se colocó este relieve de mármol. Obra genovesa de finales del siglo XVII, nos muestra el momento de la conversión en el camino de Damasco (3), en una composición en diagonal; la caída del caballo de Saulo de Tarso en un extremo y en el otro la aparición de Cristo entre nubes, cuando le interpela preguntándole: ¿Saulo, Saulo, por qué me persigues?
Quería reflejar también, como dato curioso, que esta casa para mujeres era muy conocida en Cádiz con el nombre de Las Recogidas, sirviendo de referente incluso para la ubicación de los comercios cercanos. Como ejemplo, la conocidísima imprenta gaditana de Manuel Ximénez Carreño, solía especificar, para no dejar ninguna duda sobre su localización, que se encontraba en la calle Ancha frente de las Recogidas. En el libro que muestro, procedente de una colección particular, además del impresor aparece el nombre del encuadernador, Moreno Zurita, y también se puntualiza que su establecimiento se halla en la calle Ancha junto a las Recogidas.

________________
(1) Morgado García, Arturo. La Diócesis de Cádiz: De Trento a la Desamortización. Servicio de Publicaciones. Universidad de Cádiz. pág 390
(2) Ibídem; pág 391
(3) Duchet-Suchaux, G. y Pastoureau, M. La Biblia y los santos. Alianza Editorial. pág 299

martes, 10 de mayo de 2011

Púlpito de la Iglesia de Santiago

El púlpito de mármoles italianos de la iglesia de Santiago, cuenta con una escalera en madera tallada, de mediados del siglo XVIII, con un relieve que representa el sueño de Jacob. Después de huir por las amenazas de su hermano Esaú, llegó a un lugar donde paró a descansar sobre unas piedras y se quedó dormido. En su sueño vio una escalera que llegaba hasta el cielo por donde subían y bajaban los ángeles (1) En el extremo superior se encuentra Dios. Esta escena recoge la primera aparición de Dios a Jacob en la que le confirma las promesas hechas a su pueblo y su continuidad en su descendencia.

La escalera ha sido interpretada de distintas formas, entre ellas como prototipo de la escala de la humildad (2), cuyo significado de subida y bajada para los monjes es que la vanagloria hace bajar y la humildad, subir.

Es muy curioso y apropiado que esta escena, donde la escalera tiene tanta significación, sea la elegida para figurar a su vez en la escalera que subía el sacerdote hacia el púlpito para dirigirse a los fieles, reflejando de esta forma la importancia de su simbolismo.
________________
(1) Génesis 28, 10-12
(2) Duchet-Suchaux, G. y Pastoureau, M. La Biblia y los santos. Alianza Editorial. pág 209

Entradas más vistas