jueves, 26 de diciembre de 2013

Lápida de Julia Medika

Fotografía tomada del portal CERES
Red Digital de Colecciones de Museos de España
Hace unos meses, con motivo de un ciclo de conferencias dedicado a la mujer, asistí a la de María Dolores López de la Orden, conservadora del Museo de Cádiz, que trató sobre una lápida funeraria encontrada en la calle Santa Cruz de Tenerife y cuya epigrafía nos ofrece el nombre de Julia Medika, un nombre femenino que daría pie a que su en su charla se introdujera en el papel de la mujer en el mundo romano.

En primer lugar comentó que a diferencia de los hombres que tenían tres nombres (praenomen, nomen y cognomen), las mujeres tenían sólo dos; el nomen, que correspondía a la familia -Julia en este caso- y el cognomen -Medika- en el que se vería reflejada alguna cualidad o característica de ella. Sobre esto continuó diciendo que habría que detenerse para tener claro a qué podría referirse este nombre, ya que las mujeres no podían ejercer la medicina tal y como actualmente la conocemos, sino que lo único que podía ser sería una obstetrix (comadrona) y si tenía algo más de conocimiento podría entonces tener más sentido el nombre de Medika.

También podría referirse a una cualidad no científica que entraría dentro del campo de la hechicería; como maga que cura sobrenaturalmente.

Por último, la tercera opción a la que podría referirse ese nombre estaría relacionada con unas bailarinas gaditanas que tenían una gran aceptación y renombre en Roma; las puellae gaditanae.
Estas bailarinas, que ya de ellas y de sus danzas hablaban Marcial y Juvenal, tenían mucho éxito por su erotismo -bailaban casi desnudas- y existen casos en que estas mujeres tienen lápidas cuyo segundo nombre hace referencia a alguna característica por la que era conocida o con la que tenía un especial virtuosismo. Pudiera ser que medika viniera de mhdos, denominación de los genitales, y que por ellos y por el llamativo uso que hiciera con ellos, fuera recordada.

En la lápida, bajo el nombre del que hemos estado hablando, se encuentran las iniciales K.S.H.S.E.S.T. (Kara Suis Hic Sita Est Sit Tibi) A estas iniciales le seguirían otra T de Terra y una L de Levis. La traducción sería; Querida por los suyos, aquí yace. Que la tierra te sea leve.

lunes, 16 de diciembre de 2013

Convento de Santa María

Aguamanil en mármol de mediados del siglo XVIII (detalle)

Atribuido al arquitecto y escultor portugués Cayetano de Acosta

En esta parte superior del aguamanil, se encuentra la Inmaculada Concepción pisando a la serpiente, enmarcada entre dos ángeles. Tras la Virgen asoma, por la parte superior y los laterales, los extremos de una cruz flordelisada, que es el tipo de cruz que presenta el escudo catedralicio. Esto, junto con las iguales características del mármol al empleado en la Catedral Nueva, hace pensar a algunos autores su posible procedencia del templo catedralicio.

No obstante, el lugar donde se encuentra actualmente esta obra -un convento de monjas concepcionistas- se adecua perfectamente a la relevante y central presencia de la Inmaculada Concepción.

Sacristía. Convento de Santa María.

Bibliografía

Pleguezuelo Hernández, Alfonso. Aportaciones a la biografía y obra de Cayetano de Acosta: la fase gaditana. Varia de Arte.

Entradas más vistas