domingo, 19 de enero de 2014

Portada del siglo XVII


En las ciudades con un importante patrimonio histórico-artístico suele pasar que, al cambiar los tiempos, los edificios que fueron propiedad de nobles o ricos comerciantes se transforman adaptándose al mundo actual. En este caso, no creo que haya muchos sitios en donde a esta conocida cadena de restaurantes se entre por una portada de mármol italiano del siglo XVII.
El edificio, que se encuentra en la plaza de San Juan de Dios, mantiene al exterior la distribución típica de la casa palacio gaditana del seiscientos; la planta baja servía para almacenes, la primera y principal para la vivienda del propietario y la superior para el servicio. Actualmente, tras la rehabilitación del edificio, el inmueble lo ocupan once viviendas.
Estas obras descubrieron una gran parte de la portada que estaba tapada por la estructura añadida que tenía el anterior negocio.
La planta baja la ocupó durante muchos años otro establecimiento hostelero; el bar Caleta. Era típico por su decoración relacionada con el mar; de las paredes colgaban salvavidas y toda la barra simulaba uno de los barcos que cruzaban la bahía. Su instalación para cubrir de la intemperie las mesas situadas en la plaza no dejaba ver la parte superior de esta magnífica portada y durante muchísimos años las dos columnas y la decoración de la parte inferior estuvieron ocultas, siendo una grata sorpresa su aparición durante la reforma del edificio.
__________________
Si quiere conocer algo más de la historia del Bar Caleta, Pepe Monforte escribió un artículo muy interesante en su conocida revista gastronómica de la provincia de Cádiz “Cosas de Comé”; http://www.cosasdecome.es/sin-categora/el-bar-del-barco-sin-nombre/#.UtWk2fuE4kg

viernes, 3 de enero de 2014

Parroquia de Santa Cruz

Coronación de la Virgen

Firmada por el escultor napolitano Gaetano Patalano, en 1694

Procede del antiguo Retablo de los Vizcaínos, que se hallaba situado en la zona correspondiente al crucero, en el lado de la  epístola. La Coronación de la Virgen se encontraba en el centro de ese retablo.

En la composición encontramos la imagen de la Virgen, con un rostro de clara inspiración clasicista y la Santísima Trinidad; Dios Padre bendiciendo la imposición de la corona a la Virgen por parte de Dios Hijo que delicadamente la sostiene entre sus manos. En la parte alta, el Espíritu Santo en forma de paloma preside todo el conjunto.

Ángeles y querubines se encuentran por toda la composición, entre los amplios plegados de las vestimentas de los protagonistas, ropajes cuyas formas son características de las obras italianas en la ciudad -genovesas y napolitanas- siendo más típico de estas últimas la sobria decoración dorada que presentan los mantos.

Torreón del Sagrario. Parroquia de Santa Cruz (Catedral Vieja)

Entradas más vistas