viernes, 19 de septiembre de 2014

Proyecto Ermita a la Galeona y Ruta Mariana de Ultramar

Me hago eco en esta entrada de un proyecto que encabeza una gaditana cuyo amor por su tierra le viene de familia, ya que su padre, Ramón Grosso Portillo, fue un gran conocedor de la historia de Cádiz y se esforzó siempre en recuperar lugares y tradiciones de Cádiz.
Ella es María Victoria Grosso Mayol, o Mavy, como le conocemos en Cádiz, y su idea, por la cual lucha, es un proyecto que consigue aunar varios objetivos a la vez. Esta idea se llama “Proyecto Ermita a la Galeona y Ruta Mariana de Ultramar”.

Vayamos por partes. La Galeona es una imagen importantísima para Cádiz. Es una Virgen del Rosario, advocación dominica, que embarcaba en la Flota de Indias haciendo la travesía como protectora. Su embarque, en una comitiva que partía desde el convento de Santo Domingo, lugar donde se venera, constituía todo un espectáculo, el cual reflejó el padre Labat en 1705.

La Galeona

Conserva Mavy una copia de la Galeona realizada por un escultor gaditano, Rafael Parodi, que murió antes de terminarla. Ella piensa que debería colocarse en un lugar público como testimonio de su importancia histórica. El sitio que ha visto más idóneo es un antiguo mareógrafo, con una enorme apariencia de ermita, que se halla enclavado en un lugar privilegiado de Cádiz; la Caleta, concretamente en el camino que lleva al Castillo de San Sebastián.

Mareógrafo

Actualmente el mareógrafo está inhabilitado y sería una buena manera de reutilizar ese elemento del paisaje, añadiendo a lo acertado de la elección que ese lugar sería la última referencia de Cádiz que veían los marinos al partir hacia América.

Pero no se queda aquí el proyecto. Cádiz fue una plaza fuerte muy importante para la corona española, sede de la Casa de la Contratación desde 1717 y lugar de gran actividad comercial y también muy expuesta a los ataques, como de hecho sufrió en 1587, 1596 o 1625. Para proteger la ciudad, se amuralló totalmente. Las murallas que conservamos están salpicadas en su perímetro de garitas, las cuales actualmente no tienen ningún uso e incluso se encuentran muchas de ellas en deficientes condiciones.

Una de las garitas que asoman a la bahía

El proyecto de Mavy contempla que estas garitas cobijaran -como un granito más en conseguir esa una unión tanta veces buscada y anhelada con Iberoamérica- una representación de las patronas de los países hispanoamericanos, convirtiendo ese maravilloso paseo por el que se contempla continuamente el mar, en un recordatorio también de aquellos países que se encuentran allende ese mar. Recordatorio que también tendrían los visitantes de esos países que por cualquier motivo vinieran a Cádiz y que podrían contemplar el lugar donde se encuentran sus respectivas patronas.

Para conseguir esto está contemplado que se produzca un intercambio; se regalará por nuestra parte una imagen de la Galeona inacabada del escultor Parodi, a los países que tengan a bien enviarnos una escultura de sus patronas correspondientes.

Como me consta, y es una gran alegría, que este blog es muy visitado desde tierras americanas, quiero desde estas líneas invitar a todo al que lea esta entrada y le guste el proyecto que me escriba y me lo haga saber, que yo se lo trasladaré a Mavy para intentar entre todos que este proyecto se convierta en una realidad. De todos depende.

jueves, 4 de septiembre de 2014

Apóstol Santiago (III)

Parroquia de San Lorenzo

Uno de los lugares donde encontramos más representaciones de Santiago es en la parroquia de San Lorenzo y la mayoría en la capilla del Pilar. La razón es que radica en el templo la Venerable y Real Archicofradía de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza, Nuestro Padre Jesús de las Penas y María Santísima de la Caridad. De hecho la cofradía rinde culto -en sus festividades correspondientes- tanto en octubre a la Virgen del Pilar como en julio al apóstol Santiago, bajando del retablo y exponiendo a pública veneración la imagen del santo que se halla de rodillas ante la Virgen.


La iconografía que se encuentra presente en esta archicofradía es, mayoritariamente, la que reproduce el momento de la aparición  de la Virgen al apóstol Santiago. En general, en el siglo XVIII, al representar a la Virgen del Pilar era esta la iconografía más habitual, tal como se puede ver en la hornacina central del retablo mayor de la capilla; la Virgen del Pilar y a los lados Santiago y San Cecilio, obras genovesas de mediados del siglo XVIII.

A ambos lados de la entrada a la capilla se encuentran sendas pinturas dieciochescas de la vida de Santiago. A la izquierda, quizás la única representación en Cádiz del momento de su martirio. En la parte superior un ángel sostiene una filacteria que dice; PROTOMARTIR DEL APOSTOLADO S. SANTIAGO.


A la derecha, nuevamente la aparición de la Virgen del Pilar ante Santiago y sus discípulos, siendo san Cecilio uno de ellos. 


Aunque no se encuentra en el templo, la archicofradía del Pilar conserva la pintura que se encontraba en el primitivo estandarte, actualmente formando parte de un banderín.


La pintura presenta la misma temática que venimos describiendo; la Virgen del Pilar en su aparición a Santiago, encontrándose en esta ocasión el apóstol solamente ante la Virgen.


Por último, no podemos olvidar una talla magnífica de Santiago en el retablo mayor, en una hornacina de la calle lateral derecha, obra de José Montes de Oca en 1728.

____________________
Nota: Quiero agradecer a la archicofradía, en especial a su mayordomo Rubén Estévez García, su amabilidad y facilidades para poder fotografiar el banderín que se encuentra en la Casa de Hermandad, además de facilitarme algunos datos históricos del mismo.

Entradas más vistas