martes, 28 de octubre de 2014

Apóstol Santiago (IV)

Parroquia de San Antonio - Museo

En el museo de la parroquia de San Antonio, entre otras muchas piezas de interés, se encuentra un Santiago digno de destacar. Presenta la iconografía propia de la batalla de Clavijo, a caballo y con bandera. La primera impresión al verlo es que se trata de un tipo de figura muy similar a las que componen los belenes napolitanos.


Durante el siglo XVIII las figuras napolitanas para el Belén se convierten en las más apreciadas y famosas. Son figuras para vestir, donde el escultor sólo trabaja la cabeza y las articulaciones, estando el cuerpo relleno de fibra o de alambre envuelto en estopa, lo que las hace adaptables a distintas posturas. En sus vestimentas, perfectamente elaboradas, se refleja la moda de la época, caracterizándolas ese peculiar anacronismo.
El tamaño de las figuras en el Belén varía dependiendo de su importancia en la escena. Las figuras de mayor tamaño son las pertenecientes al misterio, los ángeles y los reyes magos, alcanzando los 40-45 cm. 


Este Santiago cumple con algunas de esas características. Del siglo XVIII, su tamaño coincide con las medidas que hemos reflejado anteriormente para este tipo de figuras; 40 centímetros de altura, desde la base a la cabeza. Su peana, similar a las dimensiones del caballo, es de 26 centímetros.
Las vestimentas -excepto la capa- son de la misma época que la figura, siendo muy destacables los bordados que presenta la silla de montar. La bandera es de plata.
Lo que difiere es la estructura interna de la imagen, que es toda de madera y articulada.
No es de extrañar que fuera un trabajo de artistas napolitanos, de los que hay varios ejemplos en nuestra ciudad, sobre todo en imágenes de pequeña factura, las cuales fueron bastante apreciadas.

Este primer acercamiento a esta interesante escultura, deja la puerta abierta a futuras investigaciones que puedan aclarar más su origen.
__________________
Nota: Quiero expresar mi agradecimiento al responsable del museo parroquial, Ramón Caño Señoranes, quien me ha facilitado enormemente las tareas de fotografía y medidas de la imagen, estando siempre dispuesto a colaborar con las investigaciones que se realizan para un mayor conocimiento del patrimonio artístico de la parroquia de San Antonio.

Entradas más vistas