jueves, 16 de abril de 2015

Bóvedas de la Catedral Vieja

Este pasado viernes estuve enseñando la catedral vieja a un grupo de amigos. Por mucho que uno quiera mostrar todos los detalles y recovecos de los edificios siempre quedan algunos en el tintero. Unas veces porque, entre tanta información, se te olvidan cosas y otras, lamentablemente, porque no es posible verlas.

Así, uno de los lugares de interés que tiene la catedral vieja o parroquia de Santa Cruz -por continuar con el ejemplo con que he empezado- es su sacristía y la primitiva capilla de las reliquias. En mis visitas previas para controlar los horarios de apertura y cierre del templo, pregunté si podríamos tener acceso a esas dependencias tan poco conocidas, obteniendo -en este caso- una negativa a mi petición.

También surgió en la visita el tema de las originales bóvedas del templo, trasdosadas de ladrillo vitrificado en varios colores, otra cosa que es imposible ver a no ser que se pudiera tener acceso desde lo alto del torreón del sagrario o subiendo a otro punto elevado, siendo el más cercano alguna de las torres de la catedral nueva. Hace años pude subir a la azotea del torreón de la catedral vieja por su estrecha escalera de caracol y, hacia la mitad de la subida y luego desde arriba, pude hacerle estas fotos a esas originales bóvedas de tradición mudéjar, tan difíciles de ver. 

 

Les prometí que les enseñaría esas fotos para que pudieran verlas y completar de esta forma la visita. Por eso, expresamente, las muestro en esta entrada que dedico a ese estupendo grupo y a Ana, su profesora, por su gran interés y aprecio por el patrimonio artístico de Cádiz que han demostrado.

Entradas más vistas